Quieres realmente innovar? No escuches a tus clientes

¿Quieres realmente innovar? No escuches a tus clientes

Sabes que debes innovar, que es necesario y crítico para seguir compitiendo. Compras libros, vas a conferencias  y te das cuenta que existen muchas teorías al respecto. Existen muchos autores; cada uno indicando tener la varita mágica para tener resultados y la gran mayoría indicando que debes escuchar a tus clientes y conocer lo que piensan, ya que ellos deben ser tu principal fuente de inspiración para poder innovar.

¿Qué creen? ¿Realmente es así?

Con el presente post, lo que menos intento es ser el inventor de una nueva teoría o quién tiene la intención de “descubrir” la pólvora con respecto a este tema; simplemente quiero transmitir mi experiencia en mis 18 años de liderar equipos comerciales en diferentes sectores productivos y en el conocimiento aprendido en mis diversos estudios de especialización. Puedo estar equivocado, seguro que sí, pero siempre he creído en la diversidad de pensamiento como un medio eficiente para enriquecer la toma de decisiones.

¿DEBERÍAMOS ESCUCHAR A LOS CLIENTES?

Si analizamos un poco la historia, hay muchos ejemplos que parecerían demostrar, que si nos enfocamos en el cliente actual a la hora de querer innovar, realmente podemos estar equivocados. Uno de los casos más emblemáticos es el ocurrido con Henry Ford, quien revolucionó la industria del automóvil y que en su debido momento mencionó:

“Si le hubieran preguntado a los clientes qué querían, hubieran contestado: más caballos, para ir más rápido”

Y si queremos analizar una de las empresas más reconocidas del mundo de hoy como Apple, su fundador Steve Jobs manifestó que todas las innovaciones realizadas por la empresa, no venían de escuchar a los clientes, sino de visualizar un producto que crearía su propio mercado. Del mismo modo, este nuevo producto se encargaría de generar una increíble demanda, ya que todos los usuarios estarían dispuestos a pagar por ello.

¿Suena racional? De eso se trata, la racionalidad y lo lógico normalmente viene de creencias que limitan y sesgan nuestra forma de pensar, y por consecuencia directa, de actuar. Se trata de una de las principales barreras de la innovación.

En mi opinión, la experiencia acumulada puede resultar ser una mala consejera, por lo cual una verdadera idea innovadora no debe tener antecedentes.

Lo segundo a cumplir es que se debe dejar fuera de juego a la competencia por un tiempo tal que permita lograr resultados financieros importantes y luego el ciclo volverá a empezar.

¿NOS PODEMOS ESTAR EQUIVOCANDO?

Considero que la opinión de los clientes nos puede causar una ceguera que puede complicar la performance futura de la empresa. Estamos en una época de tiempo en que la competencia es muy parecida a cualquier líquido, lo que significa que puede tomar diversas formas, dependiendo del camino que debe recorrer, lo que puede representar una trampa mortal estratégica hacia el futuro.

“Lo que escuchamos de los clientes hoy rara vez estará orientado a la creación de algo muy diferente a lo habitual”

Normalmente sus opiniones estarán orientadas a resolver problemas del día a día —precio, servicio, calidad— con el fin de mejorar la experiencia existente, lo cual nos permitirá mantener el negocio, pero será difícil que de ellos salga la información que cambiará las reglas del juego establecido.

¿QUÉ PODEMOS HACER?

Primero que todo, si queremos enfocar a la innovación como un proceso inicial de mejora continua, me gustaría aclarar que no a todos los clientes se les puede considerar igual. En el mundo corporativo, la “peor desigualdad que puede existir es tratar a todos por igual”.

Dado este primer paso, mi primera recomendación es que, antes de escuchar a los clientes, debemos observar cómo actúan, cómo viven, qué es lo que hacen y por qué lo hacen. Enfocarnos en lo que sienten, más que en lo que dicen, nos permitirá mirar a través de sus ojos lo que sucede en la realidad. Este proceso nos puede dar ideas de crear algo diferente que ellos sabrán apreciar.

Pero si en realidad queremos generar algo verdaderamente innovador, debemos empezar de cero, no mirar las estadísticas ni las encuestas primarias, debemos conocer las reglas de la industria, pero no para seguirlas, que es lo que se hace habitualmente, sino para romperlas y crear algo extraordinario. Bien decía Steve Jobs: el cliente no sabe lo que quiere, hasta que se lo muestres”.

Si estás decidido a seguir escuchando a alguien, sugiero que sea principalmente a los que no son clientes de tu empresa. Te has puesto a pensar por qué no lo son, les aseguro que ellos tienen información muy importante que puede ser aprovechada en tu proceso de innovación.

Entonces, ¿de dónde vienen las buenas ideas? Los mejores ejemplos de innovaciónde este momento, no nacieron de investigaciones de mercado tradicionales, ni tampoco de escuchar a los clientes actuales. Nacieron de un profundo conocimiento de tecnologías, intercambio de opiniones de diferentes actores y análisis de tendencias que no se encontraban dentro de la industria. No se trató de ninguna adaptación, se trató de transformación. No se buscó evolucionar, se buscó revolucionar.

¿QUÉ COSA SE BUSCÓ REVOLUCIONAR?

No sólo se buscó revolucionar la forma en la cual hacemos negocios, sino que se buscó cambiar la forma en que vivimos. Nuestro mundo se revolucionó de tal forma que nuestros hábitos y costumbres están cambiando, a tal punto que estamos construyendo una nueva cultura que día a día continuará desarrollándose. No hay límites, sólo creencias existentes.

En resumen, las ideas innovadoras serán las protagonistas de estos grandes cambios que marcarán las diferentes etapas de la historia.

 

Anuncios

EL COLOR EN LOS SUPERMERCADOS

COLOR EN SUPERMERCADOS Y ESTABLECIMIENTOS

El exterior de estos ejerce una acción análoga a la del envase o la presentación de un producto o libro sobre la emotividad del espectador, porque aquello que el público ve de manera inmediata es lo que establece su buena o mala impresión primaria. En estos casos es peligroso regirse por el gusto personal, pues cualquier exceso, tanto en lo modesto o poco requirente como en la originalidad desenfrenada, puede crear un efecto totalmente negativo.
En la selección de colores debe ser conciliado el sentido psicológico del color con la armonía. El uso de unos colores vivos e intensos en un esquema que se considere llamativo puede determinar una respuesta opuesta a la pretendida y hacer fracasar el propósito. A la masa le agradan, de manera general, los colores lisos, claros y mas bien de cualidad reposada que las combinaciones de tintas agresivas y excitantes; una buena parte de los arquitectos entienden que el gusto medio del publico se inclina hacia los colores extremados, pero todas las comprobaciones e investigaciones han demostrado que la masa no acepta aquellos esquemas que tienen una cualidad violenta.
La pintura de una fachada de un establecimiento debe estar en relación con sus proporciones y forma, y también con el carácter y naturaleza de los artículos o materias que en el se expenden.
El factor mas importante es una buena iluminación natural o artificial, porque esta es la que llama la atención y valora los colores del esquema; si lo constituyen colores claros, estos reflejaran la luz y aumentaran su intensidad. Los colores cálidos: rojo, amarillo, marfil, melocotón, rosa, gamuza, beige, etc., se usan para crear un ambiente alegre, y los fríos: azul, azul verde, turquesa, etc., sirven para acentuar la impresión de espacio y producir una sensación de reposo.
Los tonos suaves de verde, verde azul o melocotón son atractivos como fondo de los productos; los soportes de estos podrán ser en gris o azul. Los techos habrán de ser blancos y las partes superiores de las paredes muy claras, para que el porcentaje de reflejo sea elevado. Los suelos y el mobiliario, estanterías, etc., deben tener un valor medio.

La región y el clima tienen importancia. En las de mucho sol son utilizados los colores cálidos en la fachada y en el interior los colores fríos y refrescantes; estos se animan por unas áreas o pequeños fondos de cálidos en los espacios en que sean expuestos los géneros para atraer la atención hacia ellos. En las regiones de poco sol la resolución será a la inversa, utilizando los colores fríos en el exterior y los cálidos en las dependencias.

En las salas de venta o piezas interiores es conveniente adecuar el color a la cualidad de la mercancía y a su público. Las secciones de venta habrán de tener colores diferentes y bien ajustados a cada artículo; nunca se debe utilizar el esquema de una sección de ferretería para otra de artículos de belleza. El color estará fundamentado en su significación; el azul es un color que atrae al sexo masculino, y el rosa al sexo femenino. El departamento de modas requiere un color que permita la buena visibilidad de los colores claros y oscuros; un verde azul agrisado resuelve este propósito y es, además, el color complementario de la piel humana y el que mejor la destaca.

Cuando sea necesario armonizar la gama de color con la estación, son utilizados los colores cálidos en invierno, y los fríos en verano. Si estos actúan como fondos para otros colores, deberán ser neutralizados o agrisados; un beige de matices rojizos o un gris azulado claro serán, respectivamente, los mejores fondos para cualquier color en la estación fría o cálida.

Los artículos a vender deben ser destacados por cierta oposición con sus fondos; cuando aquellos son del mismo color y aunque tengan un valor algo distinto, se fundirán en estos; los que tienen tamaños pequeños y etiquetas multicolores requieren un fondo gris. En los establecimientos de comestibles es utilizado el blanco en mostradores y refrigeradores, el melocotón como fondo de las verduras, el verde azul para las carnes; en las florerías pueden ser utilizados los verdes suaves agrisados porque destacan las flores y el follaje.

El blanco, algo torcido, es muy bueno para venta y exposición de automóviles. En las joyerías el mejor fondo es el azul; también para artículos con superficies brillantes, como porcelanas, cristalería, etc.

El rojo es muy indicado para tiendas de muebles.

El gris perla claro es utilizado como color general, para que destaque las áreas de colores algo intensos, en fondos de vitrinas y partes que convengan situar en valor. El amarillo no debe ser utilizado como fondo, pero puede ser útil en la pared de menor superficie de una sala larga y estrecha para que atraiga la atención y rompa la impresión de estrechez; también en las escaleras y áreas de ascensores.

NOSOTROS

DINAMIKA GROUP SAC, Empresa peruana de 100% capitales peruanos, que nos dedicamos al rubro del Equipamiento de Supermercados y Autoservicios a nivel nacional.

Nuestra empresa representa en nuestro país, a las más prestigiosas marcas de Equipos de Frio, Cámaras Modulares, Vitrinas de Carnes, Embutidos, Lácteos, Frutas y Verduras, Góndolas, Coches, Canastillas, Check Outs, a nivel mundial.

ARNEG SPA, Grupo de Empresas con más de 22 Plantas de Fabricación en todo el mundo,  esto nos permite ofrecerle una amplia variedad de equipos que se adaptan a su necesidad.

ARNEG ARGENTINA, Filial de Arneg SPA  desde donde atiende el mercado de Perú, Bolivia, Paraguay y Chile,  nos permite ofrecerle una amplia variedad de equipos que se adaptan a su necesidad.

OSCARTIELLE, Empresa ligada al grupo ARNEG SPA con plantas en Italia dedicadas a la fabricación de equipos y vitrinas auto contenidos para los autoservicios y tiendas de conveniencia de formato menor.

ARCABOA, Empresa Portuguesa dedica exclusivamente a la fabricación de Islas de congelados, líder en Europa y África, Con unidades tropicalizadas de alto rendimiento y cero emisión de ruidos.

JORDAO COLLING SYSTEM, Empresa Portuguesa que ofrece soluciones de equipamiento comercial para su supermercado. Dirigidas a equipar zonas TOP con modernos diseños de alta gama

INTRAC, Empresa Italiana dedicada  al equipamiento de Supermercados en el rubro de Góndolas y Check Outs. Ofreciendo una gran variedad de soluciones comerciales de acuerdo a su necesidad.

Así mismo ponemos a su servicio nuestra oficina de Proyectos, la cual delineara la distribución de su supermercado o autoservicio, logrando que su inversión sea rentable y se revierta en el más corto plazo.

Estimado Cliente creemos firmemente en la interacción Cliente – Empresa para lo cual estamos a su servicio para apoyarlo en las consultas que Ud. Crea necesario para llegar de la mano con nuestros clientes a la culminación de su proyecto o equipamiento.